CONSEJO PARA LA ACREDITACIÓN DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR A.C.

- Seminario “Diálogo entre Pares”, organizado por la Universidad Autónoma de Tamaulipas
- Las IES se enfrentan al reto de innovar y generar nuevas capacidades institucionales

La nueva realidad en la que están inmersas las Instituciones de Educación Superior, catalizada por la emergencia sanitaria, han hecho que los procesos de digitalización educativa sean prioritarios e irreversibles, que la labor formativa de los docentes adquiera nuevos propósitos, y que se revalore otra de sus actividades consustanciales, que es el trabajo de investigación que busca anteponer soluciones a las problemáticas que viven los individuos, las familias y la sociedad en general, expresó el maestro Alejandro Miranda Ayala, director general del COPAES, al participar de manera virtual en el Seminario “Diálogo entre Pares”, organizado por la Universidad Autónoma de Tamaulipas.

Image

Acompañando al Ingeniero José Andrés Suárez Fernández, rector de la UAT, quien presentó de manera virtual la modalidad mixta en esta casa de estudios, el maestro Miranda Ayala, expresó que de esta manera la UAT reitera su compromiso con el fortalecimiento de la educación superior, con la ampliación de las oportunidades educativas y que educa a sus estudiantes en ámbitos de libertad y de razón, los estimula para innovar y formarlos como profesionales excepcionales.

Contando con la anfitrionía de la Dra. Rosa Issel Acosta, secretaria Académica de la UAT, el Seminario “Diálogo entre Pares” consta de tres sesiones, en las que también participará la Dra. María Elena Barrera, directora general del CACEI, así como la Lic. Esther Crisóstomo Cortés, especialista en Desarrollo Humano y Psicología Educativa.

En la sesión inaugural con el tema “El docente como elemento clave de la calidad de la educación superior ante la nueva normalidad”, el maestro Miranda Ayala dijo que las circunstancias de distanciamiento a que han estado obligadas las IES evidenciaron una serie de factores, como lo fue la escasez de recursos y la resistencia al cambio, la poca orientación para migrar a la educación a distancia, incompatibilidad entre recursos teóricos y prácticos, así como dificultades de comunicación entre equipos técnicos.

Image

Es así como esta nueva realidad, agregó, plantea nuevos retos al enseñarnos que la interacción entre los docentes y el entorno institucional será clave y que habrá nuevos hábitos universitarios, deserción estudiantil y complejidad en los intercambios entre la vida online y la vida offlin. Este nuevo escenario hará que las IES más avanzadas y con acceso a la innovación tecnológica tomen la delantera.

Esta circunstancia, agregó el maestro Miranda Ayala, también presidente de Red Iberoamericana para el Aseguramiento de la Calidad en la Educación Superior (RIACES) obliga a generar nuevas respuestas, adaptar otras, llevar a la práctica nuevos procesos y metodologías educativas, que obligan a una nueva forma de acreditar, estableciendo criterios e indicadores adaptativos. En este sentido enfatizó que las IES deberán fortalecer los mecanismos de aseguramiento de la calidad, cuyo objetivo esencial es contribuirá a que los docentes cuenten con mayores fortalezas y cumplan con los nuevos retos.

Consideró que el rol que habrán de desempeñar los docentes es monumental pues tiene el reto de desarrollar nuevos atributos y fortalezas entre los jóvenes, para que estén en posibilidades de darle continuidad a sus trayectos educativos frente a tasas de abandono importantes. Entre ellas mencionó el desarrollo de cualidades individuales como la perseverancia, la creatividad, la inteligencia emocional, la resiliencia, la solidaridad, el pensamiento crítico y habilidades socioemocionales.

Asimismo, advirtió que debemos estar conscientes de que la brecha digital conspira contra el aprendizaje de los estudiantes menos favorecidos, susceptibles de abandonar las aulas, lo que nos obliga a generar estrategias para traerlos de regreso, que, por ejemplo, contemplen opciones de continuidad vía telefónica, correo electrónico o whatsapp, cursos de regularización y modalidades emergentes, préstamo de equipos de cómputo y dotación de servicio de Internet, y becas, entre otros mecanismos de apoyo económico.

Dijo que si bien la educación no presencial es todavía marginal, avanza de forma determinante como una gran opción. La pandemia, agregó, deja como aprendizajes que el camino a esquemas digitales es irreversible, y sin embargo es una tarea que apenas inicia.

Además de su complejidad demanda la necesidad de potenciar las capacidades de la población vulnerable. En este sentido la nueva realidad coloca en desventaja a las IES públicas frente las particulares, pues enfrentan menor disponibilidad de herramientas digitales, desconocimiento para uso de plataformas y hasta falta total o insuficiencia de infraestructura tecnológica.

Image

Respaldado en datos de la ANUIES, el titular del COPAES informó que uno de cada 3 estudiantes no cuenta con computadora o tableta y no tiene acceso a Internet de manera constante en casa, además de que con frecuencia se enfrenta a circunstancias adversas en lo personal o familiar, tales como: violencia doméstica, pérdida de empleo de los padres y problemas económicos, analfabetismo digital y falta de acceso a tecnologías.

Dijo también que vivimos el tránsito hacia una nueva era de aprendizaje, mucho más demandante para los docentes, que en muchos casos se enfrentan a la entrada abrupta a la nueva era del aprendizaje, información excesiva y abrumante, escenario laboral deprimido para los graduados y movilidad internacional detenida, entre otros factores.

A esto se agrega que los docentes universitarios virtuales deben contar con saberes adicionales, entre ellos comunicar en entornos digitales, crear contenidos digitales, compartir recursos usando la tecnología, conectar y colaborar con otros a través de herramientas digitales, en cualquier momento y espacio, interactuar y participar en comunidades y redes.

Para finalizar el maestro Miranda dijo que las IES se enfrentan al reto de innovar y generar nuevas capacidades institucionales, como es la capacitación y certificación de sus docentes, la actualización de planes y programas, que su normatividad corresponda a las nuevas realidades, y establecer nuevos paradigmas de la calidad educativa.