Lecturas y Ligas de Interés

Consejo para la Acreditación de la Educación Superior A.C.

UNA MIRADA A LA ACREDITACIÓN EN EL MUNDO

ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA EDUCACIÓN, LA CIENCIA Y LA CULTURA (UNESCO)

Nota resumen de resultados publicados en la Serie 2, del Global University Network For Innovation (GUNI) 2007, sobre la encuesta Delphi sobre acreditación de la educación superior en el mundo. Es un estudio de investigación o una aportación basada en la opinión de expertos en educación superior para ayudar a identificar tendencias futuras de aspectos que hoy no se han concretado, pero que se están desarrollando.

Aporta además información para la toma de decisiones, señala posibles líneas de acción sobre las que trabajar en el futuro en temas sobre acreditación y calidad de la educación en el mundo, y su reconocimiento explícito en la sociedad.

La encuesta fue realizada en entrevistas a expertos de la UNESCO, a otros expertos internacionales en educación, a directores de agencias reguladoras de Organismos Acreditadores, a integrantes de la sociedad civil. A rectores de universidades en el mundo y a ministros de educación de diversos países.

La encuesta se integró por un cuestionario de once preguntas, formuladas en forma de afirmaciones, sobre las cuales los entrevistados debían manifestarse y mostrar su grado de acuerdo o desacuerdo.

PREGUNTAS Y PUNTUACIONES OBTENIDAS A TRAVÉS DE LAS DIVERSAS RESPUESTAS (Resumen)
Las afirmaciones con puntuación más alta de aceptación por parte de los entrevistados fueron:
  1. La acreditación concede legitimidad y reconocimiento;
  2. Protege a los estudiantes contra Instituciones de Educación Superior (IES) potencialmente fraudulentas;
  3. Ayuda a los estudiantes a elegir la IES;
  4. Facilita la mejora continua y crea una cultura de la calidad; y
  5. Favorece la transparencia y la rendición de cuentas de IES y programas.
Las afirmaciones con puntuación más baja:
  1. Las acreditaciones facilitan la movilidad de los profesores;
  2. Es una garantía de calidad respaldada por los gobiernos nacionales.
Las afirmaciones con puntuación más alta de aceptación:
  1. La sociedad no es consciente de las virtudes y defectos de la acreditación;
  2. Existen pocos estudios sobre su impacto en general, y en particular sobre la calidad de la educación superior;
  3. El acreditar supone cargos adicionales a presupuestos de las IES;
  4. Se puede llegar a convertir en un proceso burocrático y complejo;
  5. La conexión directa entre resultados de la acreditación y financiamiento de las IES y programas suele favorecer la discriminación de las IES en crecimiento.
Las afirmaciones con puntuación más baja:
  1. La acreditación interfiere en la autonomía de gestión de las IES;
  2. Adolecen de falta de transparencia y como tal facilitan los fraudes;
  3. Limitan la innovación institucional; y
  4. Propician la fuga de cerebros.
Las afirmaciones con puntuación más alta de aceptación:
  1. Los procesos deben ser transparentes y la información de resultados debe estar disponible para la sociedad en general;
  2. Los procesos de acreditación deben revisarse (y ajustarse) periódicamente;
  3. Se debe respetar la autonomía de las IES; y
  4. Se debe reforzar la cooperación internacional en esta materia.
Las afirmaciones con puntuación más baja:
  1. La acreditación debe realizarse para grupos de cursos y no por cada curso;
  2. Los programas no deben estar regidos por la demanda del mercado;
  3. Se debe incrementar el financiamiento público para acreditar; y
  4. Los Organismos reguladores de la acreditación nacional de los países deben apoyar en general a los países en desarrollo.
Esta afirmación, que consistió en confirmar la cada vez mayor necesidad de contar con la acreditación internacional, fue la que recibió la más alta puntuación de todas las del cuestionario, excepto de parte de los expertos internacionales en acreditación y de los ministros de educación participantes, quienes antepusieron “si, pero depende de qué tipo de acreditación”.
Las afirmaciones con puntuación más alta de aceptación entre los entrevistados:
  1. La acreditación internacional aumentará la competencia por acreditar entre los países;
  2. Puede mejorar la cooperación y el intercambio internacional;
  3. Facilita la educación transfronteriza;
  4. Mejora la legitimidad de las IES; y
  5. Atiende a la necesidad de realizar comparaciones internacionales.
Las afirmaciones con puntuación más baja:
  1. La acreditación internacional no debe realizarse porque obedece a patrones educativos de países desarrollados;
  2. La acreditación es un asunto interno de cada país;
  3. Basta con una acreditación local transparente; y
  4. Sólo es necesaria para las IES y programas que funcionan en el ámbito global.
Las afirmaciones con puntuación más alta de aceptación:
  1. La capacidad de comparación de las acreditaciones internacionales debe ser materia de mayores estudios;
  2. Es un tema relevante que debe desarrollarse más; y
  3. Los esfuerzos iniciales deben dedicarse a la comparación por países en el ámbito regional.
Las afirmaciones con puntuación más baja:
  1. La comparación internacional no es deseable;
  2. La comparación no es posible dentro de un contexto global; y
  3. Basta con que las IES fronterizas garanticen la equivalencia de calidad.
Las afirmaciones con puntuación más alta de aceptación:
  1. Las acreditaciones pueden promover alianzas internacionales para intercambios;
  2. Contribuyen a desarrollar programas de enseñanza, movilidad e investigación;
  3. Debe orientarse la acreditación hacia el mejoramiento de la calidad;
  4. Se debe formar al personal evaluador y organizar intercambios internacionales del personal; y
  5. Se deben desarrollar las técnicas de información y comunicación, así como los cursos a distancia.
Las afirmaciones con puntuación más baja:
  1. Se debe evitar abrir el mercado de las acreditaciones sin medidas compensatorias en favor de los países menos desarrollados;
  2. Se debe estimular la cooperación con grupos de interés y con empresas;
  3. Debe contextualizarse la acreditación de acuerdo a la cultura y grado de desarrollo de los países; y
  4. Se deben promover las IES sin ánimo de lucro.
Las afirmaciones con puntuación más alta:
  1. El proceso de acreditación debe ser profesional, ético y objetivo;
  2. Debe haber confianza y honestidad entre acreditado y acreditador;
  3. Debe haber una base de datos públicos con los resultados de las acreditaciones;
  4. Las normas y estándares deben estar claramente definidos y documentados, y deben revisarse con regularidad;
  5. Las IES deben hacer informes de autoevaluación confiables, transparentes, coherentes y deben difundirse; y
  6. Las buenas prácticas deben ser compartidas por los OA reconocidos internacionalmente.
Las afirmaciones con puntuación más baja:
  1. Deben establecerse mecanismos supranacionales para reconocer agencias nacionales y validarlas;
  2. Debe hacerse seguimiento a procesos nacionales por OA reconocidos internacionalmente, y
  3. Las agencias internacionales deben usar protocolos comprobados internacionalmente, a través de las organizaciones existentes.
Las afirmaciones con puntuación más alta:
  1. Los órganos responsables de la acreditación deben ser organismos nacionales, tanto los receptores como los emisores;
  2. En segundo lugar, pero con mucho menos puntaje, éstos deben ser organismos regionales;
  3. El organismo podría depender de la UNESCO.

En cuanto a la educación trasnacional a distancia, estos programas deben ser acreditados por grupos mixtos de expertos en educación superior presencial y de formación a distancia.

Respecto a la acreditación sobre los programas de emisión de educación a distancia, la mayoría votó por que fueran organizaciones independientes de los Estados y de las instituciones implicadas.

Los factores clave con puntuación más alta:
  1. La buena gobernanza, la transparencia y la rendición de cuentas;
  2. La calidad de los programas académicos;
  3. La preparación y calidad del profesorado y los investigadores;
  4. Si las IES están sujetas a la evaluación periódica de calidad e insertas en una cultura de mejoramiento continuo; y
  5. La calidad de los medios materiales e infraestructura disponibles.
Los factores menos puntuados fueron:
  1. La implicación de grupos de interés en el diseño currícular;
  2. Las labores sociales realizadas por los estudiantes durante su formación; y
  3. El prestigio y reconocimiento externo.
El 52% de los encuestados afirmó que en efecto es la fórmula adecuada, en tanto el 2% la rechazó. El 18.4% afirmó que la ve como una opción, entre otras para garantizar la calidad. Entre los encuestados originarios de Europa y Estados Unidos, prevaleció la idea que la acreditación puede ser garantía “dependiendo de cómo se realice”. Y por último, resultó muy sintomático que el 76.5% de los rectores consultados aceptaran sin condicionantes a la acreditación como fórmula para garantizar la calidad en el contexto global.
CONSIDERACIONES FINALES
Las ideas fuerza dominantes de la encuesta son las siguientes:
  1. Las mayores ventajas de la acreditación son: otorga legitimidad y reconocimiento público, protege de fraudes a los estudiantes y asegura la rendición de cuentas.
  2. Los mayores problemas de la acreditación son: la sociedad desconoce sus virtudes y defectos, faltan estudios sobre su impacto en la calidad educativa superior, y sus conexiones con la financiación educativa puede provocar discriminación contra las IES en crecimiento.
  3. El ejercicio de la transparencia y buenas prácticas puede favorecer la comparación internacional, evitar que aumenten las desigualdades entre países, y asegurar el uso adecuado de la acreditación.
  4. Los acuerdos entre redes de agencias regionales deben facilitar la comparación internacional, y luego deben buscarse acuerdos interregionales.
  5. El compromiso social de las IES y sus actividades relevantes son un bien público.
  6. Se requiere un análisis más profundo de las propuestas hechas por los entrevistados.
CONCLUSIÓN DEL EJERCICIO DE RESUMEN:

Resulta ilustrativo que los encuestados participantes originarios de los países desarrollados, se decantaran por la acreditación de programas como garantía de calidad, por encima de las acreditaciones institucionales. Lo que contrastó con los participantes de los países en desarrollo, quienes privilegiaron las institucionales, lo que puede interpretarse como resultado de una menor fortaleza de sus instituciones en general, y de las educativas de orden superior en particular.

Por otra parte, los entrevistados originarios de los países desarrollados se mostraron más entusiastas partidarios de la acreditación internacional en el contexto global, lo que parece ser una relación directa con su grado de desarrollo y nivel de incorporación de sus países a la competencia internacional y la economía global.

Síntesis elaborada por personal de COPAES. 2016.