CONSEJO PARA LA ACREDITACIÓN DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR A.C.

La digitalización educativa en el país es ya un proceso irreversible y ante ello la brecha digital conspira contra el aprendizaje de los estudiantes menos favorecidos, por eso la necesidad de establecer mecanismos para sumar las capacidades, habilidades y recursos tanto de las autoridades educativas, como de los jóvenes y los profesores, y así convertir la nueva normalidad en una oportunidad y punto de partida de una nueva etapa de la educación superior, expresó el maestro Alejandro Miranda Ayala, director general del Consejo para la Acreditación de Educación Superior (COPAES).

Image

Al participar en la conferencia virtual El docente como elemento clave de la calidad de la educación superior ante la nueva normalidad. Consideraciones heurísticas, en el marco del ciclo de conferencias “Hacia la construcción de la nueva normalidad académica universitaria”, organizado por la Facultad de Psicología de la Universidad Veracruzana (UV), foro que fue puesto en marcha por la rectora Sara Ladrón de Guevara, manifestó que “la trayectoria escolar tal y como la veíamos ya no será igual, y está en nuestras manos solucionar que no sea un futuro negativo para los jóvenes que egresarán”.

En cuanto al rubro de innovación tecnológica, expuso que la responsabilidad no debe recaer sólo en el docente, sino que las instituciones educativas deberán hallar los mecanismos para que los jóvenes tengan las habilidades de aprender dentro de la tecnología, es decir, motivarlos para asumir las innovaciones y sistemas de calidad para la formación híbrida y aprendizajes sincrónico y asincrónico, fortaleciendo los procesos de enseñanza–aprendizaje.

Vivimos en tránsito hacia una nueva era de aprendizaje y si hoy queremos que un joven egresado de una universidad mexicana trabaje en el extranjero, su formación y capacidades deben ser de excelencia, pues el conocimiento se mueve muy rápidamente y debemos alcanzarlo a toda prisa, afirmó, durante la sesión transmitida por Facebook, en la que también participó el Juan Grapain Contreras, director de la Facultad de Psicología de la UV y presidente del Consejo Nacional para la Enseñanza e Investigación en Psicología (CNEIP).

Image

La nueva realidad planea la innovación y el desarrollo de nuevas capacidades institucionales, entre ellas, la actualización y certificación de docentes y sistemas, la revisión de planes y programas, la correspondencia normativa con las nuevas realidades, acuerdos con organismos gremiales, la instalación de un gabinete de crisis y la prevalencia de nuevos paradigmas en la calidad académica.

El también Presidente de la Red Iberoamericana para el Aseguramiento de la Calidad en la Educación Superior (RIACES) planteó que frente al reto que significará la quiebra de muchas empresas, y su previsible impacto en la capacidad de absorción laboral, y que impacta al mundo entero, la tarea de las universidades será difundir y promover las competencias de sus estudiantes, con el fin de que el eventual empleador tenga la certeza de que cuentan con una formación óptima, así como redoblar el esfuerzo, cuando fuera el caso, para compensar el déficit existente en materia educativa.

Felicitación a la UV

Al referirse al tema de la digitalización educativa, Alejandro Miranda felicitó a la UV y a la Rectora Ladrón de Guevara, por ser una de las pocas universidades en México que previeron y avistaron de alguna manera el escenario que hoy viven las instituciones educativas.

Dijo que esas grandes fortalezas deben difundirse porque la ciudadanía con frecuencia supone que en las IES todavía se aprende en plataformas de capacidades técnicas limitadas. En el caso de la UV es distinto pues cuenta con una plataforma sólida y robusta como lo es Eminus, “saben bien cómo hacer las cosas”.

Image

Reiteró que esas capacidades no las tienen muchas instituciones del país, por lo cual deberá este ejemplo replicarse y fortalecerse, pues ya se avizora en el horizonte tecnológico-digital la aparición de plataformas más baratas, invasivas y poco éticas.

“Vamos a ser dependientes o muy codependientes de la tecnología comprada, lo mejor es que las universidades investiguen y hagan lo que ustedes ya hicieron, que es tener los recursos y aprovecharlos, engrandecerlos, modificarlos y perfeccionarlos.”

Por su parte, la rectora Sara Ladrón de Guevara agradeció el reconocimiento y confió en que la comunidad universitaria saldrá fortalecida mediante el aprovechamiento de las capacidades tecnológicas que anteriormente habían sido menospreciadas.

“Ahí estaban y ahora las hemos integrado a nuestros quehaceres. Me queda claro que es resultado del trabajo de nuestra comunidad y el desarrollo de dos décadas de la plataforma Eminus que va por su cuarta versión”, puntualizó la rectora de la UV.