CONSEJO PARA LA ACREDITACIÓN DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR A.C.

Al disertar sobre los retos para garantizar calidad de la educación superior en la pospandemia, en el marco del 13mo. Congreso Internacional de Educación Superior. Universidad 2022, inaugurado por el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Alejandro Miranda Ayala, director del COPAES, afirmó que es inaplazable que todas y todos los iberoamericanos tengamos las mismas oportunidades de acceder a la educación de calidad, pues si bien el confinamiento profundizó y dejó al descubierto las desigualdades en la educación superior presencial “el mayor peligro que ahora enfrentamos radica en no reconocer el poder de la educación para reconstruir sociedades y hacerlas más inclusivas, más resilientes, más innovadoras”.

Al intervenir de manera virtual en el Simposio Calidad de le Educación Superior y el Posgrado: actualidad y retos para un desarrollo sostenible, Miranda Ayala, también presidente de la Red Iberoamericana para el Aseguramiento de la Calidad en la Educación Superior (RIACES), destacó que este 13vo. Congreso tiene la virtud reunir a grandes personalidades internacionales en un contexto extraordinario para reflexionar y aportar elementos sustanciales que nos fortalecen a todos. Y también porque se tiene de frente el desafío de evaluar y de acreditar aquellas prácticas y programas que derivan de las disrupciones tecnológicas y desde la presencialidad restringida.

A nombre de la RIACES agradeció al Dr. Walter Baluja García, viceministro Primero del Ministerio de Educación Superior de la República de Cuba, la invitación a este evento que se ha convertido en un excepcional espacio de encuentro, diálogo y reflexión de autoridades académicas, destacados analistas de la educación, profesores y estudiantes, orientados a identificar el compromiso de las instituciones universitarias con su tiempo, lo que contribuirá significativamente a la construcción colectiva y participativa de una hoja de ruta de la Educación Superior para el 2030.

Image

De igual manera agradeció a la Dr. Marcia Esther Noda Hernández, secretaria ejecutiva de la Junta de Acreditación Nacional, Cuba, el gran desempeño en favor de la Educación Superior en Iberoamérica, que la reafirma como miembro sustantivo de RIACES y como una las instituciones con mayor incidencia en la agenda educativa de Cuba y de toda Iberoamérica.

La calidad, la otra cara de la moneda de la equidad

Al referirse a “Los retos de garantizar calidad para la educación superior en la pospandemia”, Miranda Ayala señaló que la crisis sanitaria obliga a los sistemas educativos a cambiar la manera de concebir la educación y reiteró: “el aula física ya no es el único espacio en el que suceden interacciones educativas significativas”.

Dijo que el Congreso tiene un significado muy especial, pues está presente el propósito de reforzar la importancia de la obligación de los Estados de garantizar la educación superior como un bien público y social, como un derecho humano y universal, pues el derecho a la educación superior no se reduce a los procesos de enseñanza aprendizaje, a la experiencia pedagógica o a las interacciones que suceden dentro del aula: implica todo aquello que está más allá de las escuelas y de las universidades.

Image

Aseveró que quedó atrás el paradigma de la educación superior como derecho humano, lo cual implica reconocer que el Estado y la sociedad deben de tener mecanismos, herramientas y marcos analíticos para monitorear, dar seguimiento y vigilancia social de sus dimensiones, tal y como sucede con los procesos de acreditación que contribuyen a garantizar la calidad. Y es que el primer sentido de la educación superior radica en la construcción de seres humanos plenos.

Reiteró que la calidad es la otra cara de la moneda de la equidad y debe ser el principal igualador de oportunidades. Por ello, es imperativo fortalecer a las instancias para el aseguramiento de la calidad de la educación superior e impulsar la labor que realizan los mecanismos regionales, como la propia RIACES.

Es inaplazable, por lo tanto, que todas y todos los iberoamericanos tengan las mismas oportunidades de acceder a una buena educación. Sabemos que el confinamiento profundizó y dejó al descubierto las desigualdades, acaso evidentes, muy pronunciadas en la educación superior presencial. Y el mayor peligro que ahora enfrentamos radica en no reconocer el poder de la educación para reconstruir sociedades y hacerlas más inclusivas, más resilientes, más innovadoras.

Esto cobra relevancia porque la nueva calidad educativa, agregó, deberá enfocarse en la medición de impactos en la inclusión y en la equidad, en la virtualidad y en la responsabilidad social universitaria. Además, por supuesto, de la internacionalización solidaria, todo ello con la ética como baluarte académico.

Image

Ante ello planteó que la calidad educativa debe estar en la cima de las prioridades de la educación superior; el tránsito de lo presencial a lo remoto no es automático debido a la pandemia; el aprendizaje en línea digital debe ser aprovechado y hay que potenciar el impulso adquirido; será inevitable el surgimiento de ofertas educativas virtuales internacionales de dudosa mala calidad, ante las que habrá de anteponer recursos como el sello de calidad Kalos Virtual Iberoamérica, que impulsan la OEI y la RIACES, por ejemplo, y hay que recuperar a los que se quedaron atrás pues aprendizaje remoto dejó atrás a de millones de estudiantes en el mundo y adelantarnos un paso a las nuevas disrupciones.

Educación de calidad para todos

Durante su intervención, la Dra. Miriam Nicado García, rectora de la Universidad de La Habana, presidente del Simposio, a manera de contexto refirió que los actuales desafíos al desarrollo de la educación superior se presentan en un escenario convulso de constantes cambios, cada vez más globalizado, matizado por las crisis económicas y medio ambientales, caracterizado por la lucha en el campo de las ideas, por una profundización de las diferencias económicas, tecnológicas y sociales, y un desarrollo acelerado y desigual de la tecnología, la información y las comunicaciones, entre otros factores, de ahí la importancia de una acción consecuente de cara a los desafíos de la Agenda 2030, y en los que está presente que el compromiso social de la educación superior se apoya en la promoción de una educación de calidad para todos.

Ello, agregó, no pueda lograrse de manera espontánea. Se requiere de una proyección institucional que consolide una actitud hacia la búsqueda y promoción de la calidad universitaria. Lo que muchos investigadores identifican hoy como gestión de la calidad en la universidad.

Esto implica, agregó, fomentar la educación para toda la vida, considerando al estudiante en el centro como un aliado permanente de un proceso en el que su conocimiento y sus competencias están al servicio de la transformación social para el bien de todos, en especial de los sectores vulnerables.

Aseveró que la gestión universitaria adquiere particular importancia como un proceso sistémico de planificación, organización, ejecución o procesos universitarios de forma muy integrada. Es el elemento que debe predominar en la gestión y está presente en todas las líneas para aspirar a una universidad de excelencia.

Image

Puntualizó la Rectora de la Universidad de La Habana que las universidades y organizaciones que promueven y practican la calidad en su gestión, entendida como mejora continua, son las que pueden aspirar a transformarse en organizaciones de excelencia. Por tal motivo debe estar en el centro de atención de la comunidad universitaria, del gobierno, de los organismos internacionales que toman decisiones en cuanto a la gestión.

Por su parte el Dr. C. Miguel A. Castro Arroyo, rector de la Universidad de Sevilla, y presidente de la Asociación Universitaria Iberoamericana de Posgrado (AUIP, España), centró su intervención en el posicionamiento de la AUIP respecto a lo que denominó la proyección de la formación de posgrado y su calidad hasta el 2030. que puede ayudar a responder, a reflexionar y a proponer actuaciones concretas para el futuro que el planeta requiere.

Refirió que con tres décadas de historia, la AUIP constituye un Organismo Internacional No Gubernamental cuyo ámbito de acción es la Comunidad Iberoamericana de Naciones, reconocida por la UNESCO, teniendo como objetivo fomentar la cooperación académica interuniversitaria para el desarrollo de los estudios de posgrado, contribuyendo de esta manera a la formación de graduados, profesores universitarios, científicos y profesionales, en función de las necesidades de desarrollo de cada país y del Espacio Iberoamericana del Conocimiento (EIC)

Al presentar la conferencia “El papel del Sistema Iberoamericano de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior” (SIACES) y su contribución a los ODS, el Mtro. Néstor Pan, presidente de SIACES, se refirió por su parte a la necesidad de unificar la mirada de la calidad y aseguramiento de la calidad de los estándares por parte de las agencias nacionales. Esto es una base central y neurálgica a la hora de dimensionar dificultades tienen nuestros sistemas universitarios.

Expresó que América Latina tiene el desafío de fortalecer a la educación a distancia, más allá de la mera virtualidad, entendiendo a la educación a distancia como un sistema didáctico pedagógico formalizado con una serie de reglas que generarán nuevas funciones y nuevos indicadores que vamos a tener que respetar.

Image

En este sentido dijo que Estados nacionales tienen que comprometerse cada vez más con la situación de la calidad del sistema educación superior, que no quiere decir unificar el sistema de educación superior, sino respetar la diversidad. Refirió que por lo menos en Argentina se está teniendo una alta concentración de oferta y de inscripción de estudiantes en esta modalidad, pero baja tasa de graduación que va aumentando cada vez más con el correr del tiempo, por lo que es una modalidad a analizar y a discutir en América Latina.

Ya para finalizar consideró absolutamente necesaria la propuesta de revisar la formalización de nuevos instrumentos que permitan tener mayor número de graduados, revisar la extensión de las carreras y brindar competencias y créditos en carreras que permitan la salida laboral mucho más rápida que la que estamos teniendo actualmente, entre otros elementos a considerar.

El 13mo. Congreso Internacional de Educación Superior Universidad 2022, se desarrolla en La Habana, Cuba. Inició el 7 y concluirá el 11 de febrero de 2022. El programa contempla la realización de 6 foros, La presentación de los trabajos se organizará en torno a siete simposios: La Educación Superior y los retos para el futuro, internacionalización e integración en la región; Calidad de la Educación Superior y el Posgrado: actualidad y retos para un desarrollo sostenible; Extensión universitaria, compromiso y transformación social para un desarrollo sostenible; Formación de profesionales competentes desde una perspectiva inclusiva y equitativa, por un desarrollo sostenible; Universidad, conocimiento e innovación para el desarrollo sostenible; Rol de las organizaciones estudiantiles y sindicales en la Educación Superior, y Vinculación universidad – empresa: una visión estratégica para el desarrollo sostenible.