Noticias

Consejo para la Acreditación de la Educación Superior A.C.

Reconocimientos de acreditación a licenciaturas de la Facultad del Hábitat, de la UASLP

* Las Licenciaturas de Arquitectura y de Edificación y Administración de Obras recibieron su cuarta reacreditación

* La Acreditación es el reconocimiento de más alto nivel de calidad de los programas o de una Institución de Educación Superior

* Persisten procesos de exclusión que sin una educación superior de calidad será imposible romper

El país y el proyecto nacional mexicano viven un profundo y acelerado proceso de transformación en aras de mejores condiciones de equidad e inclusión en beneficio de la población, proceso en el que las instituciones de educación superior son determinantes, expresó Alejandro Miranda Ayala, director del Consejo para la Acreditación de la Educación Superior,(COPAES), al participar en la ceremonia de entrega de reconocimientos de acreditación, -cuarto ciclo- de las licenciaturas de Arquitectura y de Edificación y Administración de obras, que imparte la Facultad del Hábitat, de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí.

Durante la ceremonia, celebrada en la explanada de la Facultad del Hábitat, el titular del COPAES señaló que persisten procesos de exclusión que sin una educación superior de calidad será imposible romper e interrumpir. Y expresó enfático: la calidad es la otra cara de la moneda de la equidad educativa. “Por otro lado, se nos presenta también un conjunto inédito de conocimientos que podrían ser de sobremanera útiles para cerrar esas brechas y potenciar la prosperidad de población”, añadió

En presencia del M. Arq. Manuel Fermín Villar Rubio, rector de la UASLP, Miranda Ayala destacó el papel que tienen instituciones como la UASLP-con niveles académicos excepcionales- para contribuir posicionar a México entre las naciones más competitivas en cuanto a calidad educativa. “Uno de los más ambiciosos proyectos culturales y una institución fundamental para comprender la historia reciente de San Luis Potosí y de la educación superior pública de nuestro país”.

Asimismo, el titular del COPAES refirió que la UASLP tiene un porcentaje de matrícula inscrita en programas educativos de calidad que llega casi al 100% y donde estudian más de 25 mil jóvenes, sin duda un logro colectivo derivado de una voluntad para alcanzar niveles de excelencia con base en el trabajo de una comunidad laboriosa y perseverante.

Referente a los reconocimientos de acreditación, -cuarto ciclo- de las licenciaturas de Arquitectura y de Edificación y administración de obras, que se entregaron a la Facultad del Hábitat, expresó que ambos programas han mantenido una línea de calidad constante desde julio de 2003 y esta es, nada menos, que su cuarta reacreditación: las primeras ocurrieron en 2003 y se han refrendado cada cinco años; las recién obtenidas tendrán su vigencia hasta junio de 2023.

La Acreditación es el reconocimiento de más alto nivel de calidad de los programas o de una Institución de Educación Superior. Se basa en una evaluación previa respecto a principios, criterios, indicadores y estándares de calidad establecidos previamente por una agencia externa a las Instituciones de Educación Superior. En este caso la Acreditadora Nacional de Programas de Arquitectura y Disciplinas del Espacio Habitable (ANPADEH).

Por su parte la ANPADEH, encabezada por Ginés Laucirica Guanché, es uno de los 30 organismos reconocidos por el COPAES. En conjunto, realizan cada año más de 650 acreditaciones en beneficio de más de 1.6 millones de estudiantes, que tienen la invaluable certeza de estudiar en programas de calidad. Entre algunas de las distinciones que ha recibido este organismo está su internacionalización, pues forma parte del Acuerdo de Canberra, que agrupa y establece estándares para las acreditadoras de arquitectura en todo el mundo.

Alcanzar la acreditación o reacreditación, significa que se evaluó favorablemente tanto la infraestructura académica y los recursos disponibles (insumos), así como el desempeño profesional de los egresados en el ámbito docente, de investigación, extensión de la cultura y la calidad de los resultados obtenidos.

Es, sin lugar a dudas, un proceso exigente y riguroso, que demanda recursos financieros y humanos, y, sobre todo tiempo para lograrla: entre siete meses y un año, aproximadamente. Por ello la Acreditación otorga credibilidad, al ser el resultado o consecuencia de una evaluación válida y confiable.

En otro momento de su intervención, y ante directivos, profesores, estudiantes y trabajadores administrativos, Miranda Ayala, expresó su reconocimiento al trabajo desarrollado por la Facultad del Hábitat, que en breve cumplirá el medio siglo de ser una institución que marcha a la vanguardia académica de las disciplinas asociadas al compromiso con el entorno y a la solución de los grandes retos que éste nos formula, a veces con violento apremio.

Durante la ceremonia también se contó con la participación del maestro Daniel Jiménez Anguiano, director de la Facultad del Hábitat, así como del arquitecto Ginés Laucirica Guanché, presidente de la Acreditadora Nacional de Programas de Arquitectura y Disciplinas del Espacio Habitable (ANPADEH).